ConsejoBiblico.com

Un Consejo Bíblico

7988 - 22 de noviembre, 2017

7988 -  22 de noviembre, 2017   (5378) 

 El Salmo 127 comienza con una declaración impactante:    "Si Jehová no edificare la casa, en vano trabajan los que la edifican;   Si Jehová no guardare la ciudad, en vano vela la guardia.  Dios es el edificador y el protector.  ¡Confíe en él!"  

Para muchos de nosotros, con nuestros horarios tan llenos de todo tipo de  actividades, tratamos de llevar a cabo todo lo que creemos se debiera lograr.  Pero en nuestro afán, nos descuidamos de lo más importante,    "Si Jehová no edificare la casa, en vano trabajan los que la edifican."  

No es necesario madrugar ni desvelarse, trabajando tanto para tratar de conseguir el sustento diario.   Dios quiere darnos el descanso necesario para proteger nuestra salud del sobrecansancio.   Él nos ama.  El proveerá si nos hace falta.  Muchas veces es nuestro propio afán lo que se interpone entre Dios y nosotros.  

Según los versos 3 al 5, del Salmo 127, una de las maneras en que Dios provee para nuestras necesidades es dándonos hijos e hijas.  Son una herencia, como también una recompensa.    Dice que nuestros hijos son como flechas o saetas en mano del valiente.  Las flechas sólo sirven cuando son lanzadas y llegan a su objetivo.   El objetivo para nuestros hijos e hijas es que lleguen a ser lo que creemos que Dios quiere que sean.   Dios nos indica cómo lograrlo en su Palabra.   ¿Tiene usted un blanco en mente en cuanto a los hijos e hijas que Dios le ha encomendado?  

Si no es así, vuélvase al divino edificador, y pídale su dirección.  Si tiene un objetivo en mente para sus hijos, confíe en que el divino edificador lo logrará en las vidas de ellos.   Y no se olvide nunca de esta declaración impactante,    " Si Jehová no edificare la casa, en vano trabajan los que la edifican."

 

 

Thank you for visiting Un Consejo Biblico - Come back again soon.