ConsejoBiblico.com

Un Consejo Bíblico

7994 - 30 de noviembre, 2017

7994 - 30 de noviembre, 2017   (5384)       

Al estudiar el Salmo 139 hemos visto que la oración que aparece al final de este Salmo expresa su tema central: ser examinado por Dios.  Luego ampliamos nuestro enfoque hacia los atributos de Dios, prestando especial atención a su Omnisciencia y su Omnipresencia.    Ahora exploremos la Omnipotencia de Dios, según es presentada en el Salmo 139, comenzando con el verso 13, donde está la afirmación que Dios nos ha creado.  "Él es quien formó nuestras entrañas y nos hizo en el seno de nuestras madres."  Al contemplar su propio ser, David declara en el verso 14,  "Te alabaré, porque asombrosa y maravillosamente he sido hecho."   

Cuando pensamos en el poder de Dios, generalmente pensamos en su maravillosa magnitud.  Pero su gran poder es visible también en la complejidad de nuestro sistema nervioso, la capacidad y flexibilidad de nuestro cerebro, la coordinación, firmeza y funciones de nuestra estructura muscular y de nuestro esqueleto.  Y todo esto comienza con la unión del esperma con el óvulo en el momento de la concepción y se desarrolla hasta llegar a ser todo lo que somos.  Sí, es verdad que es asombrosa y maravillosa la manera como hemos sido hechos por un Dios Omnipotente.  Y más aun, según el verso 16 del Salmo 139,   "En tu libro fueron escritos todos los días que me fueron dados, cuando no existía ni uno solo de ellos."    

No es de sorprenderse entonces que el Salmista prosigue en el verso 17   "¡Cuán preciosos me son, oh Dios tus pensamiento!  ¡Cuán grande es la suma de ellos! Si los enumero se multiplican más que la arena;  Despierto, y aún estoy contigo."    Al comprender algo de lo que es la magnitud y la sabiduría de Dios, la única manera sabia de responder es orar,  "Examíname, oh Dios y conoce mi corazón; pruébame y conoce mis pensamientos; y ve si hay en mi camino de perversidad, y guíame en el camino recto."

Thank you for visiting Un Consejo Biblico - Come back again soon.