ConsejoBiblico.com

Un Consejo Bíblico

8008 – 20 de diciembre, 2017

8008 – 20 de diciembre, 2017  (5398)  

Es en el capítulo 15 del Evangelio según San Lucas donde aparecen 3 de las más conocidas parábolas de Jesús:  La oveja perdida, la moneda perdida y los hijos perdidos.  Le invito a estudiar este pasaje con nosotros.  Como primer paso, le puse como título:  La alegría de encontrar lo que estaba perdido.  Luego designé a Lucas 15:10 como el versículo clave.:  "Así os digo que hay gozo delante los ángeles de Dios por un pecador que se arrepiente.

La verdad importante aquí es que si algo perdido es encontrado, esto produce regocijo; especialmente cuando lo perdido es una persona.  Creo que un buen pasaje paralelo sería Marcos 8:36 y 37, donde leemos:  "Porque ¿qué aprovechará el hombre si ganare todo el mundo, y perdiere su alma?  ¿O qué recompensa dará el hombre por su alma?"

En cuanto a las preguntas que puedan surgir de este pasaje, muchos pueden preguntarse si vale la pena arriesgar 99 ovejas que no estaban perdidas, para salir a buscar la que estaba perdida;  o, si el padre era justo al celebrar tanto el regreso de su hijo pródigo, sin haber alabado nunca así a su hijo mayor.

Ahora, después de reflexionar sobre este pasaje, hagamos un bosquejo.  Yo anoté como sus tres puntos principales:  Encontrar la oveja perdida; la moneda perdida; y el hijo perdido.   En cuanto a la oveja perdida, yo anoté como lo más importante:  rescatar la oveja perdida, luego, restaurarla al rebaño; y finalmente, el regocijo por su rescate exitoso.  En cuanto a la moneda perdida anoté como preocupación principal: encontrar la moneda, sabiendo que se había perdido dentro de la casa, y finalmente, cuando es encontrada, es motivo de regocijo y celebración.  Acompáñenos mañana, cuando estudiaremos la búsqueda de los dos hijos perdidos.

 

Thank you for visiting Un Consejo Biblico - Come back again soon.