ConsejoBiblico.com

Un Consejo Bíblico

8031 - 22 de enero, 2018

8031 - 22 de enero, 2018  (5422)      

Me parece interesante lo que el sabio Salomón escribe en Eclesiastés 5, versos 1 y 2:    "Cuando fueres a la casa de Dios, guarda tu pie; y acércate más  para oír que para ofrecer el sacrificio de los necios; porque no saben que hacen mal.  No te des prisa con tu boca, ni tu corazón se apresure a proferir palabra delante de Dios; porque Dios está en el cielo, y tú sobre la tierra; por tanto sean pocas tus palabras."

Al reflexionar sobre estas palabras me acordé de la experiencia del apóstol Pedro y los dos otros discípulos en el monte de la transfiguración.   En Lucas 9:33, leemos que Pedro sugirió entusiasmado:   "… Maestro, bueno es para nosotros que estemos aquí; y hagamos tres enramadas , una para ti, una para Moisés, y una para Elías; no sabiendo lo que decía."  En realidad, Pedro no se había dado cuenta de las consecuencias de lo que estaba diciendo

Siempre debemos estar listos para escuchar cuando estemos en la presencia de Dios.  Hay un tiempo para hablar; pero antes de hacerlo, debemos reflexionar con reverencia en cuanto a lo que vamos a decir.  En gran medida, hemos perdido el arte de permanecer quietos para poder conocer la realidad de quien es Dios.  Nos conformamos con pensamientos superficiales, y respuestas rápidas, sin pensar en cómo impactarán nuestro caminar a la larga.  Es más, debemos cuidar de como responde nuestro corazón, que no sea simplemente un impulso fugaz e inconstante. 

"Acércate para oír..."   ¿Ha hecho esto recientemente? ¿Cuando estuvo en la iglesia? ¿Durante su devocional privado?   En el verso 10 del Salmo 46 leemos, "Estad quietos y conoced que yo soy Dios."  Y el profeta Habacuc nos recuerda en el capítulo 2, verso 20 de su profecía  "Jehová está en su santo templo, guarde toda la tierra silencio en su presencia!"

 

Thank you for visiting Un Consejo Biblico - Come back again soon.