ConsejoBiblico.com

Un Consejo Bíblico

8037 - 30 de enero, 2018

8037 -  30 de enero, 2018  (5449)        

Tal como lo mencionamos ayer, hoy nos toca comenzar la lectura y estudio de los libros proféticos del Antiguo Testamento.  Mi esperanza es que usted, al leerlos, que su corazón sea desafiado, estimulado y motivado a darle honor y gloria a Dios.

Comencemos entonces con el libro de Isaías, donde Dios es revelado como el Juez justo.  Vemos esto en Isaías 33:22, un verso que capta este tema, y un versículo que recomiendo aprender de memoria y que dice asi:  "Porque Jehová es nuestro juez, Jehová es nuestro legislador, Jehová es nuestro Rey; el mismo nos salvará."

Alguien ha dicho, "Lo correcto es lo correcto, aunque todos se opongan; y lo malo es malo, aunque todos estén a su favor."   Isaías ilustra esta verdad al hablar de la justicia de Dios en cómo Él trata a la humanidad.  Hace resaltar el hecho de que Dios es nuestro juez, nuestro legislador y nuestro rey; y que sólo Él nos salvará. 

Como nuestro rey, Dios tiene el derecho de juzgarnos, y como juez, Él es justo.  Los malditos son condenados por no conocer a Dios, y por ni siquiera estar interesados en conocerle.  Los rebeldes son juzgados porque conocen a Dios y sus propósitos y quienes, pero sin embargo rechazan a ambos.  Los que profesan religión son juzgados porque vienen a Dios con sus ceremonias religiosas, pero con corazones alejados de Él. 

Sí, es verdad que Dios juzga, pero Él cubre Su justicia con Su gracia y la subordina a Su amor.   Mientras Dios castiga, Él purifica; y mientras purifica, lleva a cabo su plan divino.   Usted, al leer detenidamente este libro profético de Isaías, confío en que será guiado a confiar en el Mesías, nuestro Señor Jesucristo, y que a través de Él experimente la paz que nos da el Justo Juez.

 

 

Thank you for visiting Un Consejo Biblico - Come back again soon.