ConsejoBiblico.com

Un Consejo Bíblico

8047 - 13 de febrero, 2018

8047 - 13 de febrero, 2018  (5459)      

Al leer los capítulos 29 y 30 de Isaías, me impresionaron algunas observaciones bastante importantes que hace el profeta en cuanto a la adoración de Dios.  La manera como Dios critica esa adoración es bastante inquietante porque se ven aquí muchas características similares en cómo le adora la iglesia hoy en día.  

En Isaías 29, verso13, dice el Señor:   "Porque este pueblo se acerca a mí con su boca, y con sus labios me honra, pero su corazón está lejos de mí, y su temor (o adoración) de mí no es más que un mandamiento de hombres que les ha sido enseñado."    Cumplen con las apariencias, pero su fe es sólo algo superficial que no influye mucho es sus vidas. 

En Isaías 30, versos 9 al 11, Dios dice:   "Porque este pueblo es rebelde, hijos mentirosos, hijos que no quisieron oír la ley de Jehová; que dicen a los videntes:  No veáis; y a  los profetas: No profeticéis lo recto, decidnos cosas halagüeñas, profetizad mentiras; dejad el camino, apartaos de la senda, quitad de nuestra presencia al Santo de Israel."  O sea que eran un pueblo que tenía su propia agenda, sin lugar para Dios ni su verdad.   Finalmente, en Isaías 30, verso18, leemos:   "Por tanto, Jehová esperará para tener piedad de vosotros, y por tanto será exaltado teniendo de vosotros misericordia; porque Jehová es Dios justo; bienaventurados todos los que confían en Él."   

Dios desea nuestra adoración sincera y genuina, Él quiere bendecirnos, por eso no seamos obstinados, sustituyendo nuestras propias preferencias, descartando lo mejor de lo que Dios quiere darnos. Para librarnos de estas consecuencias tan trágicas:  1.- Debemos adorar a Dios con un corazón sincero y con todo nuestro ser.  2.- Hay que mantener un corazón y una mente abierta ante la Palabra de Dios; dispuestos a aprender.  3.- Debemos buscar y esperar la bendición de Dios. Esa adoración que proviene de un corazón sincero, dispuesto a aprender, y que espera en Dios; éste complacerá al corazón de Dios.

 

Thank you for visiting Un Consejo Biblico - Come back again soon.