ConsejoBiblico.com

Un Consejo Bíblico

8050 - 16 de febrero, 2018

8050 - 16 de febrero, 2018  (5462)        

El capítulo 40 de Isaías presenta ciertas verdades que sirven para consolarnos a nosotros, como también para reconfortar a otros.  Las primeras palabras del capítulo 40 de Isaías son:   "Consolaos, consolaos, pueblo mío, dice vuestro Dios."   El deseo de Dios es traer consuelo y aliento al corazón humano, el que muchas veces está adolorido y preocupado por la situación que pueda estar confrontando. 

Pero, ¿Cómo podemos reconfortar a otros en nuestro derredor?  

Yo creo que, a medida que sigamos leyendo y estudiando el capítulo 40 de Isaías, descubriremos lo necesario para mejor comprender lo que somos como seres humanos.  Por ejemplo en los versos 6 al 8 leemos, "Toda carne es hierba, y toda su gloria como la flor del campo.  La hierba se seca, y la flor se marchita porque el viento de Jehová sopló en ella; ciertamente, como hierba es el pueblo.  Sécase la hierba, marchítase la flor; mas la palabra del Dios nuestro permanece para siempre."

Ésta creo que es una evaluación correcta de la nuestra humanidad.  En su condición presente el ser humano es frágil, y nuestra vida es temporal y corta.   Debemos mantener muestra condición en mente; pero al mismo tiempo tenemos que mantener una apreciación correcta de quien es nuestro Dios.  

En Isaías 40, verso 10 leemos   "He aquí que Jehová el Señor vendrá con poder, y su brazo señoreará."   Dios es un Dios de sumo poder yautoridad.  Además, es un Dios sabio que todo lo conoce.   Él es todo suficiente y puede enfrentar cualquier circunstancia que nos acose.  Él es incomparable.  Es totalmente imposible comparar a Dios con cualquier cosa o persona. 

Aunque nuestra vida sea corta y frágil, Dios es suficiente para darle significado.  Vuélvase a Dios y confíe en Él, y es más que seguro que Él le consolará y le alentará para que pueda seguir adelante.

 

Thank you for visiting Un Consejo Biblico - Come back again soon.