ConsejoBiblico.com

Un Consejo Bíblico

8051 - 19 de febrero, 2018

8051 - 19 de febrero, 2018  (54643)          

En el capítulo 40 de Isaías aprendemos como podemos encontrar consuelo, y además, como consolar y alentar a otras personas.  Por otra parte, aprendemos allí como valorar correctamente nuestra vida terrenal.  Somos como la hierba o las flores que después de una corta vida desaparecen rápidamente. 

Tenemos que reconocer la fragilidad de nuestras vidas.  Luego, debemos desarrollar, y también ayudar a los demás a desarrollar una apreciación correcta del que es nuestro Dios.  Él es Todopoderoso, tiene toda autoridad y lo conoce todo.  No hay nada que nosotros podamos enseñarle a Dios.

Una vez que comprendamos nuestra propia condición como seres mortales, y el hecho de que Dios es todo-suficiente; entonces debemos entregarnos humildemente a Él, como también alentar a otros a depender en Dios.  Fíjese lo que dice Isaías 40, versos 30 y 31:   "Los muchachos se fatigan y se cansan, los jóvenes flaquean y caen.   Pero los que esperan a Jehová tendrán nuevas fuerzas; levantarán alas como las águilas; correrán y no se cansarán; caminarán y no se fatigarán."

Tenemos que volvernos a Dios para que nuestras vidas experimenten el consuelo y el aliento que sólo Él puede darnos.  Tenemos que acudir a Dios si queremos experimentar Su mano reconfortante en medio de nuestras circunstancias; o si queremos descubrir el propósito y significado para nuestra vida.  Si deseamos ser útiles durante nuestra breve vida terrenal, tenemos que volvernos a Dios.   Tenemos que esperar en Él, y confiar en Él.   Entonces Dios nos dará nuevas fuerzas, dirección y propósito para nuestra vida.  Él obrará para que nuestra vida sea abundante y significativa.  Entonces usted encontrará el consuelo y el aliento que solamente Dios puede darnos.

 

Thank you for visiting Un Consejo Biblico - Come back again soon.