ConsejoBiblico.com

Un Consejo Bíblico

8066 – 12 de marzo, 2018

  8066 – 12 de marzo, 2018  (5432)

En nuestros últimos encuentros hemos considerado dos de los nombres dados a nuestro Salvador, o sea: "Jesús"y "Cristo".    Cuando el apóstol San Juan indicó el propósito de su Evangelio, escribió según Juan 20 31 que él quería persuadir a sus lectores a, "…creer que Jesús era el Cristo, el Hijo de Dios, y para que creyendo tengáis vida en su nombre.

Jesús se refirió a sí mismo como "Hijo de Dios", para indicar su origen.  Él siempre era, es, y será el "Hijo de Dios".    Al usar la palabra hijo, inmediatamente nos trae a la mente la palabra, "padre".  Son palabras que deben estar siempre juntas.

En Juan 10:30, Jesús dice, "Yo y el Padre uno somos".   Así da a conocer que en una manera muy especial, Él y el Padre son solamente uno eternamente.  Según San Mateo 3:17, durante el bautismo de Jesús, , una voz del cielo dijo:   Este es mi Hijo amado, en quien tengo complacencia."    En otra ocasión, en el monte de la transfiguración, una voz declaró solemnemente, según Mateo 17:5,  "Éste es mi Hijo amado, en quien tengo complacencia, a él oíd."   Y cuando Felipe le pidió a Jesús que les mostrara al Padre, Jesús respondió, según Juan 14:9:  "El que me ha visto a mí ha visto al Padre."

Dios no eligió a un hombre cualquiera, dándole características en su carácter que le hicieran mejor que todos los demás.  ¡No!.  Dios envió a Su propio Hijo eterno para llevar sobre sí mismo la forma de hombre, y así cumplir con la voluntad de su Padre.   El "Hijo de Dios" es "Dios el Hijo".  ¿Le conoce usted?  ¿Le conoce personalmente?  ¿Ha aceptado a Jesucristo como su Salvador, y su Señor?

 

 

Thank you for visiting Un Consejo Biblico - Come back again soon.