ConsejoBiblico.com

Un Consejo Bíblico

8069 – 15 de marzo, 2018

8069 – 15 de marzo, 2018  (5435)

El capítulo 3 del Evangelio según San Juan es la clave esencial para los que quieran abandonar un conocimiento superficial de Jesús que fuese meramente religioso o intelectual, para llegar a experimentar personalmente la vivencia de Jesucristo en su corazón.    

Juan, capítulo 3, comienza con la venida de Nicodemo a Jesús, el Rabí, para hacerle algunas preguntas.  Pero Jesús lo lleva inmediatamente a lugares inesperados cuando le dice,  "De cierto, de cierto te digo, que el que no naciere de nuevo no puede ver el reino de Dios."   Claro es que Jesús hablaba de un nacimiento interior y espiritual.  Pero Nicodemo sólo comprendía cosas naturales. 

Jesús entonces habló del ministerio esencial del Espíritu Santo, recordándole lo que Nicodemo ya sabía de un acontecimiento del Antiguo Testamento, y entonces a ver lo que ahora simbolizaba:   "Y como Moisés levantó la serpiente en el desierto, así es necesario que el Hijo del Hombre sea levantado, para que todo aquel que en él cree no se pierda, mas tenga vida eterna.  Porque de tal manera amó Dios al mundo, que ha dado a su Hijo unigénito, para que todo aquel que en él cree, no se pierda, mas tenga vida eterna." (Juan 3:14 al 16)

Notemos ahora, cómo Jesús aplica esta verdad específicamente a Nicodemo, quien había venido a Jesús de noche.  Le dijo en Juan 3:19:   "La luz vino al mundo, y los hombre amaron más las tinieblas que la luz, porque sus obras eran malas."

Lo que Jesús Le estaba diciendo a Nicodemo era:   "Yo soy la luz.  Tú has venido a mí.  Eso es bueno, ahora identifícate conmigo en la luz.  No te escondas.  No trates de encubrir tus propios pecados.  Tráelos a la luz.  Yo puedo encargarme de todos tus pecados.  Voy a ser elevado en una cruz y moriré para borrar tus pecados.  Me identificaré contigo.  Quiero establecer una relación contigo, muy similar a la que el novio desea con su esposa.  Una relación de amor.    ¿Es esto lo que usted desea?  Si lo es, dígaselo a Jesús en oración

Thank you for visiting Un Consejo Biblico - Come back again soon.