ConsejoBiblico.com

Un Consejo Bíblico

8081 –2 de abril, 2018

      8081 –2 de abril,  2018  (5447)     

 

Sin duda que el apóstol Juan se había dado cuenta que muchos tendrían el mismo problema que él y los otros discípulos tuvieron cuando trataron de comprender… que Jesús había muerto.  Aunque Jesús les había dicho que Él resucitaría; les fue muy difícil comprender esa promesa.       La verdad es que según Juan 20:19, los apóstoles se habían encerrado en una pieza con puertas cerradas; atemorizados y sin esperanza.   Cuando les llegó la noticia que la tumba de Jesús estaba vacía, siguieron siendo incrédulos.   Sólo después que Jesús apareció entre ellos, que sus temores comenzaron a desvanecerse.   Tomás no estuvo con ellos esa primera vez en que Jesús apareció allí, entre ellos.       Una semana más tarde, Tomás siguió dudando; ya que quería pruebas tangibles de su resurrección.   Lo asombroso fue que cuando Jesús apareció otra vez, se acercó a Tomás y le dio pruebas positivas y tangibles de que Él estaba vivo corporalmente.   Tomás, conmovido por la realidad, y la soberanía de estas palabras severas de Jesús, según Juan 20:27:  "…no seas incrédulo, sino creyente", él exclama: "¡Señor mío y Dios mío!".  Jesús aceptó esta declaración y la adoración de Tomás, añadiendo, según Juan 20:29:    "Porque me has visto, Tomás, creíste; bien aventurados los que no vieron y creyeron."

Vivimos en una época que se jacta de los adelantos científicos.  Siempre buscando evidencias, antes de aceptar algo como verídico  El primer siglo no era diferente.  También querían evidencias.   Juan 12:30 recuerda a sus lectores que:   "Hizo además Jesús muchas otras señales en presencia de sus discípulos, las cuales no están escritas en este libro.  Pero éstas se han escrito para que creáis que Jesús es el Cristo, el Hijo de Dios, y para que, creyendo, tengáis vida en su nombre."   Usted, estimado oyente, por qué no declara su fe en Jesús tal como lo hizo Tomás;  diciéndole:  "¡Señor mío y Dios mío!"

Thank you for visiting Un Consejo Biblico - Come back again soon.