ConsejoBiblico.com

Un Consejo Bíblico

8088 –11 de abril, 2018

8088 –11 de abril,  2018  (5479)     

Me impactó el ejemplo de la obediencia sincera, y de todo corazón, del profeta Jeremías, según leemos en el capítulo 13 de su profecía.   En el versículo 1 Dios le dice:  "Vé y cómprate un cinturón de lino y cíñelo sobre tus lomos…Jeremías obedece; y obedece otra vez, cuando Jehová le dice que vaya y esconda su cinturón de lino en la hendidura al lado de una peña junto al río Éufrates.  Días más tarde, Dios le dice a Jeremías que vuelva al río, y que saque de allí ese cinturón escondido.   Pero, cuando Jeremías se da cuenta que, según el verso 7,

"…el cinturón de lino se había podrido; para ninguna cosa era bueno…"   Y entonces Jeremías, se pregunta, ¿qué tendría en mente Dios con todo esto?   Dios no se tarda en decirle, según Jeremías 13:9,  "Así haré podrir la soberbia de Judá, y la mucha soberbia de Jerusalén."

Al reflexionar sobre esta experiencia pensé: ¿Cómo puede prepararse uno para ser un profeta, o sea un vocero de Dios?  Para mí, este es el enfoque central de este pasaje. 

Para ampliarlo, yo hice el bosquejo siguiente de tres puntos:  1.- Escuche lo que Dios le diga, o tome nota de lo que dice en Su Palabra.  2.- No cuestione lo que Dios dice.  A veces nos parece absurdo lo que Dios nos diga.  Por ejemplo, ¿Por qué le pediría a Jeremías que vaya y compre un cinturón de lino, que lo esconda bajo tierra al lado de un río; que lo deje allí hasta que se pudra y que luego lo saque de allí?  Dios sabe muy bien lo que Él está haciendo.  Sabe cómo va a usar esta experiencia en el ministerio que le había encomendado a Jeremías.   Como tercer punto, tenemos:  Obedezca lo que Dios le diga.  La obediencia de corazón es un requisito previo para que podamos ser un instrumento que Dios pueda usar para comunicar Su verdad a los en su derredor.

 

Thank you for visiting Un Consejo Biblico - Come back again soon.