ConsejoBiblico.com

Un Consejo Bíblico

8092 – 17 de abril, 2018

 8092 –17 de abril,  2018  (5483)       

El profeta Jeremías fue llamado por Dios para proclamar Su Palabra al pueblo de Israel.  La mayoría de lo que dijo, ellos no querían saber ni escuchar.  Se rebelaron y se enfurecieron contra Jeremías.  Querían silenciarlo, y él a su vez trató de contenerse y no comunicar lo que Dios le decía, para no tener que sufrir tanta oposición.     

Pero Jeremías escribió, según leemos en al capítulo 20, verso 9 de su profecía:  "Y dije: no me acordaré más de él, ni hablaré más en su nombre; no obstante había en mi corazón como un fuego ardiente metido en mis huesos; hice esfuerzos por contenerlo, y no pude.   Jeremías sabía que no tenía la opción de permanecer en silencio.  Además sabía lo que Dios había declarado, según Jeremías 23:29  "¿No es mi palabra como fuego, dice Jehová, y como martillo que quebranta la piedra?"

Cuando la palabra de Dios confronta de esta forma a un pueblo rebelde, sus reacciones son impredecibles.  No es sorprendente que Jeremías estaba siempre bajo una amenaza de muerte.  Sin embargo, cuando Dios llama a una persona a proclamar Su Palabra, Él es quien sustenta y protege a tal persona para que pueda cumplir con su misión.

Dios no nos promete que no tendremos que encarar dificultades.  Pero su Palabra arderá como fuego para que no podemos hacer menos que proclamarla.  Y cuando lo hagamos, Dios quemará su palabra en los corazones y mentes de quienes la escuchen, y los quebrantará como si fuesen golpeados por un martillo. 

Un verdadero sirviente de Dios experimentará estas dinámicas, y a medida que lo haga, descubrirá que la gracia de Dios siempre es suficiente.   Así lo hizo Jeremías, y Dios le usó poderosamente.  Así también quiere Dios usarle a usted.  ¡Confíe en Él y obedézcale!

 

Thank you for visiting Un Consejo Biblico - Come back again soon.