ConsejoBiblico.com

Un Consejo Bíblico

8104 - 3 de Mayo, 2018

8104 - 3 de Mayo, 2018  (5495)

 

Los capítulos 2 y 3 de las profecías de Ezequiel contienen una descripción fascinante de como Dios preparó a este profeta para que pudiese llevar a cabo la tarea que Dios le había asignado.  Al estudiar los capítulos 2 y 3 de Ezequiel, podremos ver que hay cuatro cosas enfatizadas:  Comer, deleitar, exhortar y perdurar

Cuando Dios le dio un mensaje para proclamar a Su pueblo, le dijo, según Ezequiel 2, verso 8   "Abre tu boca y come lo que yo te doy."    Y en Ezequiel 3:1 Dios le dice:   "Hijo de hombre, come lo que hallas; come este rollo, y ve y habla a la casa de Israel."

Ezequiel abrió su boca, y Dios le dio un pergamino para comer.  En Ezequiel 3:3 Dios le dice:   "Hijo de hombre, alimenta tu vientre, y llena tus entrañas de este rollo que yo te doy".  A lo que Ezequiel escribe:  "Y lo comí, y fue en mi boca dulce como miel."   Hay un sabor extraordinario y agradable cuando uno come, o sea estudia la Palabra de Dios, y llena su vientre; es decir su mente con esa palabra.

Esto describe una intensa absorción, o sea ruminación de lo que leemos y estudiamos,   Usted no podrá declarar la Palabra de Dios con convicción y autoridad, si primero no la ha, comido, disfrutado y aplicado a su propia vida.  

Es sólo entonces que usted estará listo para exhortar a otros con las enseñanzas de la Palabra de Dios.

Sin embargo, al exhortar a otros, usted tiene que estar preparado para soportar la oposición o aún la rebelión.  Por esa razón fue que Dios le recordó a Ezequiel una y otra vez:  "No tengas miedo".  Dios le dejó bien en claro que su tarea como profeta no sería fácil; pero sí, le dio el imperativo divino de declarar la Palabra de Dios a aquellos a quienes Dios le indicara. 

Ese es el mismo mandato que Dios nos ha dado a nosotros.

 

Thank you for visiting Un Consejo Biblico - Come back again soon.