ConsejoBiblico.com

Un Consejo Bíblico

8106 - 7 de Mayo, 2018

8106 - 7 de Mayo, 2018  (5497) 

 

En el capítulo 3 de la profecía de Ezequiel, comenzando con el verso 16, tenemos estas palabras desafiantes:   "Y aconteció que al cabo de los siete días, vino a mí palabra de Jehová diciendo;  Hijo de hombre, yo te he puesto por atalaya a la casa de Israel; oirás, pues, palabra de mi boca, y los amonestarás de mi parte.  Cuando yo dijere al impío: De cierto morirás; y tú no le amonestares ni le hablares, para que el impío sea apercibido de su mal camino a fin de que viva, el impío morirá por su maldad, su sangre demandaré d tu mano.  Pero si amonestares al impío, y él no se convirtiere de su impiedad y de su mal camino, él morirá por su maldad, pero tú habrás librado tu alma."

Tal como sucedió con Ezequiel, se nos ha encomendado a nosotros, los creyentes en Cristo, a ser como atalayas, advirtiendo a los pecadores del juicio venidero de Dios.   Si somos fieles en advertir y amonestar a los pecadores; y si se arrepienten, recibiremos doble recompensa.   Pero si no se arrepienten, por lo menos su sangre no estará en nuestras manos.  Por otra parte, si no les amonestamos, morirán en sus pecados, y su sangre estará sobre nuestras manos

El apóstol Pablo, al despedirse de los líderes de la iglesia de Éfeso, les dice, según Hechos capítulo20, versos 26 y 27   "… estoy limpio de la sangre de todos; porque les he anunciado todo el plan de Dios."   Todo lo que se necesitaba decir lo dijo para que sus oyentes pudiesen ordenar sus vidas apropiadamente, y apartarse de una vida de rebelión y pecado; para entonces entrar en una comunión personal con Dios.   El apóstol Pablo les había, "… anunciado todo el plan de Dios."  Cuan maravilloso será tener ese sentimiento de paz al saber que uno ha representado fielmente a Dios y su glorioso plan, y que por eso estará libre de la sangre de todos los que rechacen Su mensaje de amor y reconciliación.

 

Thank you for visiting Un Consejo Biblico - Come back again soon.