ConsejoBiblico.com

Un Consejo Bíblico

8116 - 21 de mayo, 2018

8116 - 21 de mayo,  2018  (5507)

¿Titubea su fe ante algunas preguntas que Dios le pueda hacer?  En una visión, según Ezequiel 37:1 al 14, Dios le mostró a este profeta un valle lleno de huesos secos.  Luego, Dios le preguntó:  "¿Vivirán esos huesos?"  El razonamiento humano habría respondido: ¡No!  Pero el solo hecho de que es Dios quien hace esta pregunta, implica que sí, que podrían volver a vivir.

Ezequiel fue sabio al responder:   "Señor Jehová, solamente tú lo sabes".   Pero Dios no terminó allí, le dijo a Ezequiel que profetizara a estos huesos.  Eso no tenía sentido, ya que esos huesos no podían oír nada.  Sin embargo, cuando uno obedece a Dios, Él puede hacer que esos huesos no sólo oigan, sino que también respondan. 

Así sucedió que cuando Ezequiel comenzó a profetizar, los huesos comenzaron a juntarse, y luego se juntaron por medio de: tendones, nervios y la carne, hasta llegar a ser cuerpos humanos.  Después Dios le dijo que profetizara otra vez; y según el verso 10 de Ezequiel 37,  "…entró espíritu en ellos, y vivieron, y estuvieron sobre sus pies; un ejército grande en extremo."

La obediencia, aún en medio de las peores circunstancias, es un paso de fe que Dios siempre honrará.  No hay nada que le sea imposible a Dios.  Y cuando Él nos pida que hagamos algo, aunque para nosotros no tenga sentido, siempre debemos obedecerle.  Lo que encontramos en este pasaje es que tenemos que confiar en Dios.  Tenemos que obedecerle, y anticipar su respuesta.  Debemos dar por sentado que Dios hará lo que Él ha prometido hacer. 

Aún si usted tiene problemas con esa clase de fe y le cuesta pensar que Dios le responderá, no deje de obedecerle.  Descubrirá que esa obediencia es de por sí un acto de fe que Dios honrará.  Si Dios le pide que haga algo hoy día, hágalo, y confíe en que Dios cumplirá su propósito y su plan para, y a través de usted.

 

Thank you for visiting Un Consejo Biblico - Come back again soon.